Adype | El obispo de Bilbao, Mario Iceta, analiza con ADYPE su función al frente de la Iglesia vizcaína
19114
single,single-post,postid-19114,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.3,vc_responsive
 
MARIO ICETA, OBISPO DE BILBAO- ADYPE

16 mayo El obispo de Bilbao, Mario Iceta, analiza con ADYPE su función al frente de la Iglesia vizcaína

Durante el encuentro se han puesto de relieve los paralelismos entre la gestión de una empresa y la de la Diócesis.

La Asociación de Directivos y Profesionales de Euskadi, ADYPE, ha celebrado esta mañana en Bilbao un desayuno de trabajo con la participación del obispo de Bilbao, Mario Iceta. El coloquio posterior ha estado moderado por Amaia Gorostiza, empresaria y presidenta de la Sociedad Deportiva Eibar.

El objetivo de este encuentro ha sido poner de relieve las funciones directivas inherentes al Obispado, por lo que en su intervención, Monseñor Iceta ha analizado las similitudes que presenta la gestión de la Diócesis bilbaína con la de una empresa al uso. Una analogía de lo más pertinente si consideramos que la Iglesia Vizcaína cuenta para ejercer su actividad pastoral con un presupuesto anual de 33 millones de euros, 1.500 personas empleadas y 296 parroquias, que en términos empresariales podríamos calificar como sedes locales.

En cuanto a la estructura fundamental de la Diócesis, su principal órgano de gobierno es el Consejo Episcopal –que se reúne una vez por semana–, encabezado por el propio obispo, y al que acompañan el obispo auxiliar, el vicario general, los vicarios territoriales y el secretario general. Los otros órganos de corresponsabilidad son el Consejo del Presbiterio, el Consejo Pastoral Diocesano y el Consejo de Asuntos Económicos, que actúan como órganos consultivos. No obstante, Monseñor Iceta ha recordado que no hay que considerar al obispo como el CEO de una filial con matriz en el Vaticano, puesto que “no es un delegado del Papa, sino que cada Iglesia se rige por su propio pastor”.

El obispo de Bilbao ha explicado que, si bien “el objetivo de la Diócesis no es obtener beneficios, sino dar servicios a la comunidad”, para ello hacen falta recursos. “Abrir la puerta de una iglesia cada día cuesta 30 euros, principalmente en consumos como agua, luz, etc.”, ha ejemplificado.

Autofinanciación

En cuanto a la financiación, Iceta ha recordado que la Iglesia “no recibe nada de los Presupuestos Generales del Estado” y que “son los contribuyentes los que libre y voluntariamente eligen poner la ‘x’ en la declaración de la renta” –en el caso de Bizkaia, aproximadamente un tercio de los declarantes–. En concreto, “la Diócesis de Bilbao se autofinancia en torno al 87%”, ha afirmado. Y el objetivo es que “en cinco años estemos autofinanciados al 100%”.

Mario Iceta también ha abordado el apartado de retribuciones. Del millar y medio de empleados de la Iglesia en Bizkaia, quizás los más reconocibles sean sus 260 párrocos, que cobran unos 850 euros mensuales. Y tampoco es elevado el salario del propio obispo, que gana 1.250 euros al mes. Por otro lado están los trabajadores y trabajadoras laicos, muchos de ellos con cargas familiares, que perciben algo más, “similar al sueldo de un profesor de secundaria”.

El obispo de Bilbao ha hecho referencia también a la cuestión de la exención del pago del IBI de determinados inmuebles, y ha recordado que la ley de mecenazgos regula estas exenciones, “una medida de incentivo fiscal con la que el Estado reconoce las actividades de interés general que realizan muchas instituciones”, y de la que no solo se beneficia la Iglesia. “Tenemos el mismo régimen fiscal que otras 2.000 instituciones en Bizkaia; no tenemos privilegios”, ha añadido.

Mantenimiento del patrimonio cultural

En cuanto al patrimonio cultural, Mario Iceta ha explicado que la Iglesia no se lo plantea como una riqueza en sí misma, “ni supone un tesoro económico o una fuente de negocio”, sino que “se ha planteado siempre como servicio a los demás, es un tesoro cultural para todos, pero en ningún caso un tesoro económicamente rentable. Más bien todo lo contrario”. De hecho, la Iglesia vizcaína invierte 3 millones anuales para mantener el patrimonio cultural, de los que menos de un 4% proviene de las instituciones. En este sentido, ha apostado por el desarrollo de “más medidas de mecenazgo o patrocinio, como ya se hace en Estados Unidos”.

También se han abordado otras cuestiones inherentes a la gestión empresarial, como la competencia –“no hay trasvase de fieles a otras religiones, sino que ha crecido el ateísmo y la indiferencia”, ha afirmado el obispo–, o la paridad, campo en el que “la Iglesia va dando pasos”.

Finalmente, en lo que respecta a la evaluación del cumplimiento de objetivos, Mario Iceta sí ha marcado una gran diferencia con las empresas, ya que estos solo se pueden analizar desde una visión más cualitativa que cuantitativa, “porque la fe no se puede medir”.

Próximos eventos

Tras el encuentro de hoy, el presidente de ADYPE, Txema Vázquez Eguskiza, ha anunciado el próximo acto que celebrará la Asociación, que tendrá lugar el 20 de junio en Bilbao, con la participación de la directora general del Aeropuerto de Loiu, Cristina Echeverría. La moderación del coloquio correrá en esta ocasión a cargo de Luis Rodríguez Llopis, presidente de Idom.