Adype | ADYPE analiza con CaixaBank y LABORAL Kutxa las previsiones económicas para 2020
19223
single,single-post,postid-19223,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.3,vc_responsive
 
IMG-20191121-WA0005

21 noviembre ADYPE analiza con CaixaBank y LABORAL Kutxa las previsiones económicas para 2020

Los directores de estudios de ambas entidades coinciden en que nos enfrentamos a un escenario de desaceleración de la economía, pero no de recesión.

La Asociación de Directivos y Profesionales de Euskadi, ADYPE, ha celebrado esta mañana en Bilbao un desayuno-coloquio con la participación de los responsables de los servicios de estudios de CaixaBank y LABORAL Kutxa, Oriol Aspachs y Joseba Madariaga, quienes han expuesto las previsiones de sus respectivas entidades para el próximo año 2020.

Oriol Aspachs, director de Estudios de CaixaBank, ha iniciado su intervención centrándose en el escenario internacional, para el que esta entidad prevé un crecimiento mundial del PIB en el entorno del 3,2% en 2020. Como en años anteriores este crecimiento será más intenso en las economías emergentes, si bien se percibe una desaceleración general, con las economías avanzadas creciendo por debajo del 2%, e incluso del 1% en el caso de Alemania.

En un escenario de desequilibrios macroeconómicos contenidos y caracterizado por la gran incertidumbre comercial, los países europeos –y especialmente Alemania– son los que más están sufriendo la desaceleración.

Anecdótica pero muy significativa ha sido la referencia de Oriol Aspachs a las búsquedas de la palabra “recesión” en Google, que se han disparado en los últimos seis meses. No obstante, el director de Estudios de CaixaBank no aprecia síntomas de recesión en los principales indicadores financieros y macroeconómicos.

Ya en el escenario estatal, CaixaBank prevé que España cierre el ejercicio con un crecimiento del PIB del 1,9% y una tasa de paro del 14,2%.

Con vistas a 2020, Aspachs ha situado el crecimiento del PIB en el 1,5%, y ha afirmado que seguirá generándose empleo, si bien a un menor ritmo (1,4%), con una tasa de paro que se situará en el entorno del 13,6%, a la vez que mejoran las condiciones laborales, con más contratos fijos frente a los temporales. El buen crecimiento de los ingresos apoyará el consumo, y el ahorro continuará en la senda de la recuperación.

Por otro lado, la inversión acusa el aumento de la incertidumbre y la coyuntura del sector manufacturero, que pasa por horas bajas, y las exportaciones crecerán a un ritmo contenido debido a la debilidad de la demanda global.

El sector turístico español es el que parece encarar un escenario más favorable, enfrentándose al reto de consolidar su liderazgo, y en 2020 se podría superar la barrera de los 85 millones de turistas.

Coyuntura en Europa y Euskadi

Joseba Madariaga, director del departamento de Estudios de LABORAL Kutxa, ha abordado en su intervención el escenario europeo, marcado por un crecimiento moderado del PIB, que se ha mantenido durante prácticamente todo el año en el 1,2%, y una caída generalizada de la producción industrial y del comercio exterior, todo ello fruto de las tensiones políticas y económicas derivadas principalmente de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y el brexit.

Si bien los efectos de estas tensiones también se dejan notar en el mercado laboral, sin embargo, a pesar de la desaceleración, el empleo ha seguido creciendo y la tasa de paro disminuyendo. Esto ha permitido sostener el consumo, lo que unido a la pujanza del sector servicios ha permitido mantener unas tasas de crecimiento aseadas.

En este escenario de incertidumbre, la horquilla en la que se mueven las previsiones de la Eurozona para 2020 se amplía notablemente, situándose la media de crecimiento del PIB en el 0,9% (si bien la Comisión Europea apunta al 1,2%).

En lo que se refiere a Euskadi, Joseba Madariaga ha puesto de manifiesto que la evolución del PIB refleja claramente la desaceleración de la economía, con una tasa interanual cercana al 2%.

La caída de la producción industrial y de las exportaciones son también en el País Vasco elementos clave de esa desaceleración, mientras que el sector servicios sigue manteniendo cierta fortaleza. En cuanto al consumo se aprecia una corrección en la inversión de las familias.

En cualquier caso, las expectativas empresariales del cuarto trimestre de 2019 mejoraron ligeramente respecto al anterior, con mejores previsiones en cuanto a facturación, pedidos, empleo o inversión.

Finalmente, en cuanto al año 2020, las últimas previsiones de julio de 2019 de LABORAL Kutxa sitúan el crecimiento del PIB en torno al 2,1%.