Adype | ADYPE analiza con CaixaBank y LABORAL Kutxa las previsiones económicas para 2019
19005
single,single-post,postid-19005,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.3,vc_responsive
 
Perspectivas económicas para 2019 - ADYPE

27 noviembre ADYPE analiza con CaixaBank y LABORAL Kutxa las previsiones económicas para 2019

Oriol Aspachs, director de Macroeconomía del área de Planificación Estratégica y Estudios de CaixaBank, y Joseba Madariaga, director del departamento de Estudios de LABORAL Kutxa, han expuesto las previsiones de sus respectivas entidades para el próximo año.

La Asociación de Directivos y Profesionales de Euskadi, ADYPE, ha celebrado esta mañana en el Gran Hotel Domine Bilbao un desayuno-coloquio en el que se han abordado las perspectivas económicas para el año 2019, tanto a nivel internacional, como estatal y local. Para ello, ha contado con las intervenciones de los responsables de los servicios de estudios de CaixaBank y LABORAL Kutxa, Oriol Aspachs y Joseba Madariaga, quienes han expuesto las previsiones de sus respectivas entidades para el próximo ejercicio.

Oriol Aspachs, director de Macroeconomía del área de Planificación Estratégica y Estudios de CaixaBank, ha iniciado su intervención centrándose en el escenario internacional, para el que la entidad prevé un crecimiento mundial del PIB del 3,6%, que al igual que en años anteriores será más intenso en las economías emergentes –especialmente India y China–, si bien se percibe una desaceleración general del crecimiento que además continuará en 2020, año en el que las economías avanzadas crecerán por debajo del 2%.

En cualquier caso, Oriol Aspachs ha definido el escenario de crecimiento global como “dinámico, maduro y sostenible”, caracterizado por unos riesgos financieros que siguen presentes en algunas economías, especialmente entre las emergentes. Asimismo, destacó que habrá que estar atentos a los riesgos comerciales derivados de las políticas del siempre imprevisible presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Por otro lado, la política monetaria se irá normalizando de forma gradual, aunque a velocidades dispares. En este sentido, destacó que el próximo año se espera que el BCE empiece a subir el tipo de interés de referencia tras más de 3 años manteniéndolo en el 0%.

Ya en el escenario estatal, CaixaBank prevé un crecimiento del PIB español en 2019 del 2,1%, notablemente más moderado que en los últimos años, pero con una tasa de paro que seguirá descendiendo a un ritmo notable y se situará en el 13,6%.

Esta evolución positiva del mercado laboral apoyará la actividad, y el consumo continuará impulsando el crecimiento, mientras la capacidad productiva sigue expandiéndose apoyada por unas condiciones financieras favorables, un sector empresarial saneado y con una deuda por debajo de la media de la zona euro, una menor incertidumbre y unas perspectivas favorables de la demanda. Todo ello apoyado por un sector exportador competitivo.

Según Aspachs, los riesgos para la economía española proceden principalmente del exterior –tensiones comerciales internacionales, las incertidumbres en el seno de la UE en aspectos como el acuerdo sobre el Brexit o el aumento de la prima de riesgo italiana, o los desequilibrios financieros en países emergentes com China–, mientras que los internos se mantienen contenidos.

Coyuntura en Europa y Euskadi

El escenario europeo es el que se ha encargado de abordar en su intervención Joseba Madariaga, director del departamento de Estudios de LABORAL Kutxa, para quien la eurozona, baluarte del crecimiento global en 2017, pierde fuelle en un escenario marcado por la elevada tensión entre política y economía.

Con unas previsiones de crecimiento del 2,1% en 2018 y del 1,9% en 2019, la UE se enfrenta a fuertes tensiones de orden político, como el Brexit o el inexorable avance del populismo en toda Europa, que empieza a tener una apreciable influencia en determinados países.

Ya en Euskadi, Joseba Madariaga ha recordado que la Comunidad Autónoma lleva encadenando 21 trimestres de crecimiento consecutivos, “lo que se ha traducido en una notable mejoría de las magnitudes del mercado laboral”.

No obstante, la producción industrial, con gran peso en la CAPV, se ha desacelerado con intensidad a lo largo de este año, destacando los sectores manufacturero y de bienes de equipo (1,1%), si bien la producción de bienes de consumo no duradero muestra mayor fortaleza, con un crecimiento del 2,8% anual.

Mayor solidez demuestra el sector servicios, con una tasa anual del 7%, y con un elevado dinamismo en actividades administrativas y servicios auxiliares, venta y reparación de vehículos de motor, transporte y almacenamiento y hostelería.

En cuanto al consumo en la CAPV, este mantiene tasas de crecimiento en el entorno del 2,5%, “pero es previsible que la tasa desacelere a valores próximos al 2%”, ha dicho Madariaga.

Finalmente, Joseba Madariaga ha explicado el alcance de la desaceleración en Euskadi señalando que la primera mitad del año 2018 la economía vasca crecía a ritmos del 3% y en la segunda mitad el ritmo de crecimiento ha cedido impulso pasando a tasas próximas al entorno del 2,5%.